Saltar al contenido

Hechizos de protección contra las malas personas

hechizos de proteccion contra las malas personas poderosos rapidos sencillos efectivos y gratis

¿Te has dado cuenta, de pronto, que alguien te ha estado sacando información de tu vida, maliciosa y solapadamente, para descargar todo su resentimiento y codiciando todo cuanto tienes? Pues, te animo a que actúes rápidamente, aplicando estos hechizos de protección contra las malas personas.

Desafortunadamente, vivimos en una sociedad donde la envidia y la mala vibra está a la orden del día y es muy necesario saber defenderse y protegerse. En este blog escribiré hoy, algunos trucos para que puedas advertirte y evitar situaciones indeseadas, que tanto te pueden perjudicar.

¡Coge ya tus amuletos de protección, ahora mismo, y ármate de valor para enfrentar todo mal que se aproxime!

Rituales de protección contra la envidia de las malas personas

Cuando hablamos de que el mal existe en su peor dimensión, no es para que te atemorices ni escapes despavorido. Simplemente, debes considerar que la mala vibra existe y con acciones simples de tu parte, podrás contrarrestar las energías oscuras de personas nocivas e inescrupulosas.

Quédate leyendo estos tips y procedimientos para ejecutar, en favor de tu bienestar y de tu gente. ¡Comienza ahora un cambio positivo para tu vida!

1. Ritual de la cinta roja

Se trata de crear un simple amuleto, llevando en tu muñeca izquierda, una cinta colorada que recogerá toda la envidia que puedan dejarte allegados o extraños que te quieren mal.

Es muy usado por personas de toda clase social y desde épocas muy antiguas, ¡Y lo cierto es que funciona!

Materiales necesarios:
  • Medio metro de cinta roja
Proceso:
  • Una persona de tu amistad o entorno familiar que te aprecie, deberá tomar la cinta roja y procederá a colocarla en tu muñeca lado izquierdo, con un rezo en sus labios, invocando esta oración:

“Conjuro a todas las fuerzas negativas del mal a no asomar con su poder, al ámbito de esta persona llamada (dirá tu nombre). Las malas vibras serán contrarrestadas por esta cinta roja y las mismas serán devueltas a su dueño, la persona que intenta hacer el mal. Así se hará”

  • La cinta deberá ser colocada en tu muñeca por alguien que se considere tenga buena vibra, dará una vuelta entera y atará siete nudos continuos, al finalizar el enlazado.

2. Usando ajo para contrarrestar un mal de ojo

Este hechizo de protección personal, es para evitar la malicia que pueden dejarte solapadamente tus interlocutores, sean allegados o no, lo llevarás en tu cartera o donde nadie lo vea. Es infalible para aislar a los ocasionales gafes que ronden por tu vida.

Materiales necesarios:
  • 3 dientes de ajo
  • Una bolsa o alforja de escaso tamaño
  • Un atado chico de mirra y perejil
  • Un hilo blanco
  • Cartera o bolso de salir
Proceso:
  • Toma el ajo y los demás ingredientes atándolos con el hilo blanco, dando tres vuelta alrededor de ellos.
  • Los colocarás al sol para cargarlos de energía positiva y lo dejarás 5 horas, al menos. Luego, introducirás el paquete de hierbas dentro de la alforja.
  • Entonces, lo colocarás dentro de tu cartera, bolso o mochila que usas habitualmente para salir a la calle.
  • Así, estarás protegido de la mufa de gente que se cruza en tu vida, ya sea en el trabajo, en tiendas o cualquier otro lugar que visites.

3. Té de ruda para protegerte de vibras negativas

Con este simple y reconocido yuyo  verde, los envidiosos y demás enemigos que puedas acarrear, caerán rendidos con sus malas vibras y ya no podrán inocularte su maldad y sus procederes malignos. Este ritual es muy usado y tiene resultados comprobados.

Materiales necesarios:
  • Tres ramas pequeñas de ruda macho fresca
  • Agua hervida
  • Un recipiente para infusiones
  • Un vaporizador
Proceso:
  1. Prepara una infusión colocando junto al agua, las ramas de ruda macho, dentro de un recipiente apto para hervir.
  2. Déjalo reposar 20 minutos y cuélalo, dejando las hierbas fuera del recipiente.
  3. A la hora siguiente, toma el vaporizador y cárgalo con la infusión preparada.
  4. Rocía todos los ambientes donde crees haber quedado la mala energía de gente que te ha visitado, con intenciones nefastas.
  5. Ahora, tomarás toda tu ropa y la de tu familia y la rociarás con el mismo té preparado con ruda.
  6. Las vibraciones oscuras ya no estarán dentro de tu ámbito familiar.
  7. Repite este procedimiento cada vez que te visita alguien y sospechas que dejó mala energía.

4. Limpiando la casa de energías negativas

A veces, es conveniente limpiar una casa de cualquier energía negativa que choque con tu buena vibra. Con unos pocos elementos, podrás respirar profundo sabiendo que no hay contaminación de seres desagradables, que interfieren con la armonía en tu hogar.

Materiales necesarios:
  • Varas de incienso con aroma a mirra (también puede ser sándalo)
  • Un plato o disco metálico (puedes utilizar una tapa de olla metálica)
  • Cerillos
Proceso:
  • Procederás, en primer término, a cerrar todas las ventanas que haya en tu habitación donde realizarás este conjuro.
  • Ubica el incienso en el medio del plato de metal o lo que tuvieres.
  • Con los cerillos tratarás de encender adecuadamente los inciensos hasta que salga abundante humo.
  • Ahora, comenzarás a desplazarte por los cuatro extremos de tu cuarto, llevando el plato en tu mano izquierda, con el fin de que el humo perfumado fluya a través del incienso y se desparrame por todo el ambiente.
  • Dejarás tus ventanas cerradas por 5 minutos y luego las abrirás para ventilar el lugar.
  • Este ritual lo repetirás en todos los ambientes de tu hogar, una vez por mes.

Con sencillos y efectivos conjuros lograrás ahuyentar a esos seres siniestros que, mostrándose generosos y sensibles, arrojan sobre ti la peor carga negativa a través de sentimientos desafortunados tal como lo es, por ejemplo,  la envidia.

Toma las prevenciones suficientes para que no te gane la mala energía, de seres que influyen sobre tu paz interior y en tu propia casa. Sírvete del incienso, ruda, ajo y todo cuanto te parezca necesario, para no caer en las garras de quienes llevan el mal gratuitamente… ¡hasta en una simple mirada!